Categoría: temas tabú

0

¿Es posible controlar el orgasmo?

El orgasmo significa en griego escalera o subida, esto es una descarga de tensión sexual que se produce por la estimulación continua de las zonas erógenas del cuerpo humano. Este evento está controlado por el sistema nervioso autónomo que luego de experimentar este suceso, produce una descarga de neuro-hormonas como la prolactina, oxitocina y las del amor y felicidad: las endorfinas.

Existen muchos tipos de orgasmos como lo son:

Orgasmo seco: El proceso en el cual un hombre que practica frecuentemente la masturbación, no eyacula al momento del clímax, este fenómeno es descrito como doloroso, no placenteros y algunas veces intenso.

Orgasmo expandido: Este podría catalogarse como un orgasmo regular, ya que brinda una experiencia sexual más extensa e intensa, la cual puede durar varios minutos y hasta horas, acompañado de espasmos en todo el cuerpo.

Durante el orgasmo pueden ocurrir eyaculaciones de ambas partes, calambres pélvicos, temblores, vocalizaciones de alta escala entre muchísimas otras sensaciones que se podrían producir al momento de llegar al clímax.

¿El posible controlar o retardar el orgasmo?

Claro que es posible, existen muchas técnicas y ejercicios que pueden usar tanto hombres como mujeres para controlar la eyaculación al momento de una actividad sexual, aquí les brindaremos algunos métodos para controlar la excitación de ambos y alargar el momento de la intimidad.

Ejercicios Kegel

Estos son ejercicios que consisten en apretar los músculos sexuales: cuando se esté orinando, debes detener la orina durante 15 segundos, soltarla y hacerlo de nuevo, esto en las mujeres ejercitará su musculo pélvico, además al contraer de esta manera tu vagina, esta se estrechará paulatinamente y podrá generar mayor placer al momento de la intimidad. Para los hombres esto generará un control en tu miembro a la hora de eyacular, ya que podrás dominar cuando segregar los fluidos que salen de tu pene y mantendrás este musculo bien ejercitado.

Existen otros tipos de ejercicio Kegel con los cuales se debe tener mucha precaución y fuerza de voluntad.

Kegel inverso: Consiste en que cuando el hombre sienta que está cerca de lograr la eyaculación, debes retirar el pene y contraer el ano, lo cual se realiza de la misma manera que al defecar. Debes tener muchísimo cuidado y cuando sientas que las ganas de eyacular ya han pasado, debes seguir en el momento del amor junto a su pareja. Esto también se puede practicar en privado, es decir, haciendo uso de la masturbación y de igual manera al momento que sientas que vas a eyacular debes parar y realizar el ejercicio antes mencionado.

Kegel simple: Cuando sientas que ya vas a llegar al clímax, debes parar un minuto y si así lo deseas cambiar de posición y bajar el ritmo de los movimientos. Esto puedes hacerlo varias veces durante la relación sexual, aunque debes tener cuidado al momento de detenerte ya que si estas a punto de eyacular, si realizas este método podría ser un proceso doloroso y molesto, por lo que este ejercicio debes hacerlo con un poco de tiempo de antelación a la eyaculación para evitar malestares al momento del orgasmo.

Relájate.

Si tienes miedo de llegar al orgasmo muy rápido, muy lento o te gusta mucho la persona con la que estas teniendo sexo, debes calmarte, pensar en operaciones numéricas sencillas, decirle algo bonito y apasionado al oído sin concentrarte demasiado en su cuerpo o en lo que estas sintiendo y así ayudarás a evitar la eyaculación precoz. Además de esto recuerda que siempre es importante crear un vínculo con tu pareja a la hora de la intimidad.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar